8.5.12

Ha muerto Maurice Sendak. Crítica. Donde viven los monstruos: en el mundo del escritor, libros y webs

(subido originalmente el 21 de diciembre de 2009) Primera sorpresa. La mayor parte de la película de Spike Jonze transcurre en ese lugar habitado por monstruos. Es decir, en la fantasía, en la mente del chaval. Poco nos explican de su vida tristona, con su hermana adolescente y su madre (Catherine Keener, divorciada, soltera, ?, al novio de la madre, Mark Ruffalo, sólo le vemos el flequillo). Sólo nos dan una pista: el niño no tiene con quién jugar, lo intenta con los amigotes de su hermana y se asusta. A su madre no le hace ni caso y como venganza por su tardanza en darle de comer, la muerde. Son chiquilladas, hasta que el niño decide escaparse de casa a ese otro mundo idealizado (como pasaba en Coraline, excepto que allí no hay padres, sólo unos monstruos muy feos). Ésta es la línea argumental en cuanto a la realidad de la historia (me sabe a poco).

Ahondando en el otro mundo, el que le interesa a Jonze, el del James Gandolfini peludo (Tony Soprano le pone la voz al monstruo protagonista que se llama Carol!?), vemos a unos monstruos aburridos que se dedican a destruir (y el niño les anima a construir, un refugio) y a un niño que se vende como si fuera un rey, alguien que manda y tiene poderes, hasta que descubren el pastel y el chaval se queda chafado. Toda la película existe en esa selva-desierto en donde viven los monstruos, con un niño disfrazado de animal con corona y unos monstruos inocentones o al menos algo perdidos. Se mezclan los sentimientos de abandono del propio niño en los monstruos, pero a mí no me llega, me aburre en ciertos momentos y no llego a entender el mensaje que nos quiere transmitir el director de El ladrón de orquídeas.

Sobre el escritor.
No he leído los cuentos de Maurice Sendak, en los que se basa la película, pero el sábado, en el Babelia de El País, venía un reportaje bastante chulo sobre este escritor y su mundo. Cuando se publicaron en los años 60 resultó chocante: el prota era un niño que se enfrentaba a su madre. Sendak, gracias a su rebelde protagonista, "recuperó la tradición del héroe clásico que emprende un viaje a tierras lejanas, se enfrenta a la aventura y regresa triunfante". Los monstruos eran sus familiares, a los que temía cuando iban a casa (me recordó a Gerald Durrell y Mi familia y otros animales). "Max demuestra que la infancia es la edad más osada y salvaje". Hasta Obama lo leyó a un grupo de escolares en Pascua, siendo uno de los libros favoritos de sus hijas.
Edición peluda de la novela

Además de la peli y un montón de libros (entre ellos uno español para colorear!), se ha editado una novela (escrita por el guionista de la peli, Dave Eggers), un corto sobre el escritor que ha sido preseleccionado para ir a los Oscar, Tell Them Anything You Want: A Portrait of Maurice Sendak, y una exposición de sus dibujos en la galería Animazing del Soho de Nueva York. Una web, TerribleYellowEyes recoge muchos dibujos inspirados en los monstruos y dos revistas, que crearon una portada gemela, convocaron un concurso de ilustraciones para una hipotética portada de una de ellas, Little White Lies (lo dibujos son geniales). Todo un mundo increíble, que sin embargo no veo aprovechado en la peli de Spike Jonze.

+Mulberry se inspira en la película para su campaña otoño invierno 2012.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida no aburrida,

el problema no es ni de Spike Jonze, ni de Maurice Sendak ni de la película, extraordinaria y bella como pocas: es todo tuyo. Siento que no disfrutaras de una de las mejores películas del año. Ya me contarás cuando, en un par de lustros, te unas al carro y la consideres como lo que es, un clásico (o un instant classic, utilizando uno de esos términos a los que tenéis tanto apego).

pabblogger dijo...

Si esto es un clásico yo dejo de ir al cine pero ya. Instant classic jajaja. Muy bueno. El post está en lo cierto, es aburrida y no pasa nada interesante en toda la película. Spike Jonze ha desaprovechado una buena oportunidad. La película es una gafapastada total que no tiene sentido. Podeis leer mi crítica aquí: http://pabblogger.wordpress.com/2009/12/22/donde-viven-los-monstruos/

Mlo dijo...

Anónimo, a mí sinceramente me da igual que sea o no un clásico. No estamos eligiendo las mejores películas de la década. A mí no me pareció tan interesante como esperaba de alguien como Spike Jonze. Y así lo digo.

Mlo dijo...

Pabblogger, lo que dices de desaprovechar una oportunidad y de gafapastada total también lo he oído. A mí El ladrón de orquídeas me encantó y eso que el libro me encantó también. Pero con Sendak, mejor el documental.

Anónimo dijo...

sinseramente a mi esta pelicula me parecio una mierda q te cagas teniendo el presupuesto para tales efectos podria haber estado mejor hecha es una de esas peliculas q al final te hacen bostezara mi me da igual el doblaje el actor etc... tmpocp le exo la culpa al director al igual que a mi me aburre a gente le encanta y de eso ba el cine de q hay varieda y podamos decidir que ver y que no ver